SINOPSIS

El 7 de abril de 1963 fue Domingo de Ramos. Pero ni el domingo ni los ramos impidieron que fueran asesinados dos frailes y un boticario.

Así empieza esta trepidante novela, cuya peripecia da pie al autor para dibujar un preciso mosaico social de la España de los años 60 del pasado siglo, con su lucha por la vida, corrupción, desigualdad y miseria, así como la inclemente (des)educación de los internados religiosos, en medio de castigos y casos de pederastia.

El singular diablo custodio de esta historia —una especie de angélico Caín que sí es verdadero guardián de su hermano— se mueve a salto de mata por un Madrid todavía barojiano, arrastrando al lector por calles y barrios de nuevo cuño, con su inteligencia, su decisión, su implacable sentido de la justicia, y unos ojos  metálicos afilados como cuchillos.

Una aventura colmada de sucesos que mantiene al lector pegado al texto.

 

ALFREDO FDEZ. ALAMEDA

(Madrid 1948)

Licenciado en Bellas Artes, grafista y baqueteado en Marketing y Comunicación. A pesar de su temprana afición por la escritura, su mala cabeza terminó por inclinarle hacia el dibujo y la pintura. Esta peripecia personal le ha paseado por diferentes agencias de publicidad y alguna editorial haciendo anuncios y monigotes a troche y moche para cualquier medio: tele, cine, radio, prensa... E ilustrando y componiendo publicaciones: libros, revistas, periódicos, memorias, cuentos, cromos... Por sus manos han pasado perfumes, lencería, joyas, automóviles, libros, fármacos y alguna caja de ahorros de cuyo nombre no quiere acordarse.

Compagina el trabajo creativo con el de guionista de vídeos corporativos y programas de formación. Además de publicar trabajos relacionados con su actividad en revistas profesionales, en el específico campo de la literatura es autor de varios relatos cortos y de las siguientes obras:

- Los pantanos. Teatro

- Las manos de la inteligencia. Ensayo

- La herencia. Novela

- Un poco de venganza. Novela

Asegura que muy pronto concluirá una nueva novela titulada Mujeres canallas, que en su momento interrumpió para escribir este Diablo que ahora está en manos del lector.